English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

15 de abril de 2012

Titanic, 100 años después.

"La soberbia no es grandeza sino hinchazón. Y lo que está hinchado parece grande pero no está sano".
San Agustín (Obispo y filósofo).



     Son las 23:40 del 14 de Abril de 2012 cuando comienzo a escribir estas líneas, justo hace 100 años, al sur de las costas de Terranova, el RMS Titanic colisionaba contra un iceberg durante su primer y último viaje llevándose la vida de 1517 personas. Fue el mayor y más lujoso barco de pasajeros de la época. También decían que el más seguro, dados los novedosos avances técnicos empleados en su construcción, hasta el punto de llegar a considerarlo insumergible. Hubo, hay y habrá incontables teorías sobre qué es lo que falló pero sólo hay una respuesta segura: el ser humano


     Escuchaba hoy a un locutor de noticias decir que aquel terrible suceso había sido una muestra más de la indefensión del pequeño ser humano ante el enorme poder de la Madre Naturaleza, lo cual, en mi modesta opinión, me parece una soberana memez. ¿Qué tal si lo consideramos como una muestra más de la indefensión del pequeño ser humano ante la soberbia, codicia, megalomanía y demás virtudes de los todopoderosos de siempre? La eterna lucha de clases. Lucha que siempre pierden -y pagan- los mismos.  
     ¡Ah, la música! ¿Y cómo no recurrir a esa otra muestra de grandiosidad, ésta cinematográfica, Titanic (1997), de James Cameron y con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet como pareja protagonista? Desde luego no es la mejor versión, será la más cara,  la más espectacular, la más vista y la más galardonada, pero... bueno, veréis, a mí se me atraganta un poco porque fue la primera en igualar en número de Oscars a mi siempre admirada Ben-Hur (1959) de William Wyler. La verdad, me dolió. Y mucho.

'My Heart Will Go On'

EVERY NIGHT, IN MY DREAMS,
I SEE YOU, I FEEL YOU.
THAT IS HOW I KNOW YOU GO ON.
FAR, ACROSS THE DISTANCE
AND SPACES BETWEEN US,
YOU HAVE COME TO SHOW YOU GO ON.
NEAR, FAR, WHEREVER YOU ARE,
I BELIEVE THAT THE HEART DOES GO ON.
ONCE MORE, YOU OPENED THE DOOR.
AND YOU´RE HERE IN MY HEART.
AND MY HEART WILL GO ON AND ON.
LOVE CAN TOUCH US ONE TIME,
AND LAST FOR A LIFETIME.
AND NEVER LET GO TILL WE´RE GONE.
LOVE WAS WHEN I LOVED YOU,
ONE TRUE TIME TO HOLD ON TO.
IN MY LIFE, WE´LL ALWAYS GO ON.
NEAR, FAR, WHEREVER YOU ARE,
I BELIEVE THAT THE HEART DOES GO ON.
ONCE MORE, YOU OPENED THE DOOR.
AND YOU´RE HERE IN MY HEART.
AND MY HEART WILL GO ON AND ON.
YOU´RE HERE, THERE´S NOTHING I FEAR.
AND I KNOW THAT MY HEART WILL GO ON.
WE´LL STAY, FOREVER THIS WAY.
YOU ARE SAFE IN MY HEART.
AND MY HEART WILL GO ON AND ON.

CADA NOCHE, EN MIS SUEÑOS,
TE VEO, TE SIENTO.
DE ESA MANERA SÉ QUE SIGUES.
LEJOS, MÁS ALLÁ DE LA DISTANCIA
Y ESPACIO ENTRE NOSOTROS,
HAS VENIDO PARA MOSTRAR QUE SIGUES.
CERCA, LEJOS, DONDEQUIERA QUE ESTÉS,
CREO QUE TU CORAZÓN AÚN SIGUE.
UNA VEZ MÁS, ABRISTE LA PUERTA
Y ESTÁS AQUÍ, EN MI CORAZÓN.
Y MI CORAZÓN SEGUIRÁ Y SEGUIRÁ.
EL AMOR PUEDE TOCARNOS UNA VEZ,
Y DURAR TODA UNA VIDA.
Y NUNCA CESAR HASTA QUE YA NO ESTEMOS.
EL AMOR ERA CUANDO TE AMABA,
UNA VERDADERA OPORTUNIDAD PARA GUARDAR.
EN MI VIDA, SIEMPRE SEGUIREMOS.
CERCA, LEJOS, DONDEQUIERA QUE ESTÉS,
CREO QUE TU CORAZÓN AÚN SIGUE.
UNA VEZ MÁS, ABRISTE LA PUERTA
Y ESTÁS AQUÍ, EN MI CORAZÓN.
Y MI CORAZÓN SEGUIRÁ Y SEGUIRÁ.
ESTÁS AQUÍ, NO HAY NADA QUE TEMER.
Y SÉ QUE MI CORAZÓN SEGUIRÁ.
PERMANECEREMOS ASÍ PARA SIEMPRE.
ESTÁS SEGURO EN MI CORAZÓN.
Y MI CORAZÓN SEGUIRÁ Y SEGUIRÁ.
     Una de esas canciones míticas para la historia del cine, obtuvo el Oscar a la mejor canción, compuesta por James Homer y Will Jennings, y magníficamente interpretada por la cantante canadiense Céline Dion, quien superó incluso el éxito obtenido con otra canción tan cinematográfica como el tema principal de La Bella y la Bestia (1991), de la factoría Disney, cantada a dúo con el norteamericano Peabo Bryson.






     Quizá la historia más conmovedora de aquel terrible desastre, por lo que tiene de romántico heroísmo, sea la que protagonizaron los integrantes de la Orquesta del Titanic, de quienes se dicen que no dejaron de tocar mientras se consumaba la tragedia y, entre las muchas versiones sobre cual fue la  pieza que tocaban en el momento final destaca ésta, que os ofrezco en una versión instrumental a cargo del director de orquesta y famoso violinista holandés André Rieu:

'Nearer My God To Thee'
(Más cerca, Dios mío, de Ti)


     Existen, al menos, tres versiones de esta canción, naturalmente no se sabe cual de ellas se interpretó pero es justo decir que la letra original nació de la pluma de la poeta británica Sarah Fuller Flower Adams como un himno cristiano basado en el texto del Génesis 28:11-19.
     La Wallace Hartley Band estaba compuesta por 8 miembros:



 Wallace H. Hartley
Roger Bricoux
Fred Clarke
P. C. Taylor
G. Krins
Theodore Brailey
Jock Hume
J. W. Woodward

(En la foto no aparece Roger Bricoux)




     Hoy en día, y desde hace bastante tiempo, hay otro Titanic, millones de veces más grande que el original, que navega a la deriva con un destino bastante incierto, también gobernado por una panda de humanoides borrachos de poder y soberbia, muy semejantes a aquellos endiosados vanidosos que bautizaron su creación como insumergible. En esta nueva nave la diferencia de clases es inmensamente mayor -y creciendo-, esperemos que no se cumpla aquella máxima que dice algo así como 'el hombre es el único animal que tropieza dos veces en el mismo iceberg'. Esa nave lleva por nombre EUROPA.


     Bonita metáfora.




     O no.