English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

31 de diciembre de 2012

Feliz [3²·(2²+1)]²-√144


"En cada amanecer hay un vivo poema de esperanza, y, al acostarnos, pensemos que amanecerá".
Noel Clarasó, escritor y autor teatral español.




 Como ya viene siendo tradicional por estas fechas, os doy la bienvenida al post que despide un año que muchos creyeron el último, y que saluda al año entrante que otros tantos esperan, cuanto menos, cruzando los dedos, santigüándose una y otra vez, o ambas cosas, los más temerosos. Aquí no nos andamos con tonterías, ni feliz 2012+1, ni feliz 2014-1, que ser supersticioso trae mala suerte, así que aquí las cosas por su nombre:

 FELIZ AÑO 
[3²·(2²+1)]²-√144


¡Con un par, sí señor!




Medio mundo vivirá una larga noche de celebraciones, de brindis y buenos deseos, de cenas familiares, de uvas con campanadas y champán con fuegos artificiales, serpentinas y confetis de colores, de música y baile hasta las tantas, de alcohol y sexo hasta los tontos, de oloroso amanecer o hediondo despertar, depende. Todo depende...
   
Larga noche en vela.
Negra noche en vilo.

Al otro medio mundo ni le va, ni le viene. Unos, resignados porque no pueden; otros porque no quieren; muchos porque tienen necesidades más perentorias, e incluso algunos porque ni siquiera lo saben. 

A uno, que se va dando cuenta que tiene más perspectiva mirando hacia las sombras del pasado que hacia las brumas del futuro, le da por la melancolía y, aunque no es consuelo, sabe que no está solo. Y piensa. En las cosas de la vida; en los que se fueron; en los que sin irse, no están; en los que están y quieren irse; en quien estando, no fue y en quien fue, pero no está. Y todo este galimatías sentimental pide a gritos un reposado aislamiento para rumiarlo con serenidad; un breve recogimiento, año tras año, imposible; un ascético retiro, de tan deseado, utópico. Un sueño que sólo vive dentro de un sueño, en el que en una pequeña cabaña de madera en la más hermosa de las montañas, un ser taciturno y reservado le pone banda sonora a su propio interior.   

 'Big my secret'.




Diréis, y no os faltará razón, que vaya música tan triste para una noche como esta, pero a mí me parece de lo más adecuada, y no sólo para esta noche, sino para todas, incluso para todo el año que viene, del que, tal y como están las cosas, da un poco de reparo desearle a alguien prosperidad. Uno reflexiona y comprende que en noches como la de hoy lo que menos os apetece es darle vueltas a la cabeza con las cosas cotidianas y que os dejéis llevar por las sensaciones del corazón, que lo primero que busca es el placer. 


Adelante, pues. ¡Que empiecen los juegos! Divertíos y sed felices, que se cumplan todos vuestros deseos y que sólo deseéis lo que verdaderamente necesitéis. Pero, sobretodo, tened y no perdáis nunca la ESPERANZA.
 'The heart asks pleasure first'.



(Click para ampliar).
Dos hermosos temas que a mí me evocan melancolía y esperanza, respectivamente, compuestos por el célebre pianista y compositor británico Michael Nyman para la exitosa banda sonora de la película "The piano" dirigida por Jane Campion en 1993 y protagonizada por unas inolvidables  Holly Hunter y Anna Paquin, así como Sam NeillHarvey Keitel en los papeles principales. Excelente película, premiada en multitud de certámenes y festivales, como anécdota, mencionar que fue la propia Holly Hunter quien interpretaba realmente los temas en la película y que le dio clases de piano a la, por aquel entonces, joven y, siempre, simpática Anna Paquin.










          


25 de diciembre de 2012

¡CUMPLIMOS DOS AÑOS!

"Estoy sentada en el umbral de mi casita, con una taza de café, contemplando una extraordinaria vista de nada. Es maravilloso".
"Viaje al silencio", de Sara Maitland, escritora británica.


Mis distinguidos y apreciados visitantes y amigos:
Bienvenidos, hoy cumplimos ¡DOS AÑOS!, sí, y ahora podría añadir, quedando divinamente, que no hubiera sido posible sin vuestra presencia. Pero mentiría, al menos en parte. Sólo con la visita de UNO cualquiera de vosotros, este sitio hubiera, igualmente, salido adelante. Ya había dejado escrito por alguna parte que sólo con una sonrisa que hubiera provocado, un alma conmovido, una lágrima liberado o una simple curiosidad satisfecho, ya habría merecido la pena, con creces, haber creado este Paraíso tan... virtual, sí, pero tan... ¿confortable?
Y no está feo que yo lo diga, porque aunque es un árbol que yo planté, sois vosotros quienes lo regáis con vuestra estimada presencia y vuestros amables comentarios e inmerecidos halagos, así que -permitidme que singularice- querida audiencia este sitio YA ES TUYO, te pertenece, incluso podría decirse que yo aquí 'todo lo que hago, lo hago por ti'. 


'Everything I do, I do it for you'.
Look into my eyes, you will see
 What you mean to me
 Search your heart, search your soul
 And when you find me there you'll search no more
 Don't tell me it's not worth tryin' for
 You can't tell me it's not worth dyin' for
 You know it's true
 Everything I do, I do it for you

Look into my heart, you will find
 There's nothin' there to hide
 Take me as I am, take my life
 I would give it all I would sacrifice
 Don't tell me it's not worth fightin' for
 I can't help it there's nothin' I want more
 Ya know it's true
 Everything I do, I do it for you

There's no love like your love
 And no other could give more love
 There's nowhere unless you're there
 All the time, all the way

Don't tell me it's not worth tryin' for
 I can't help it there's nothin' I want more
 I would fight for you, I'd lie for you
 Walk the wire for you. Ya I'd die for you

Ya know it's true
 Everything I do, I do it for you


(Letra y traducción de letras4U.com).

Mírame a los ojos, tú verás
 Lo que significas para mí.
 Busca tu corazón, busca tu alma
 Y cuando me encuentres allí no buscarás más.
 No me digas que no vale la pena
 No me puedes decir que no vale la pena.
 Tú sabes que es cierto,
 Todo lo que hago, lo hago por ti.

Mira dentro de mi corazón, encontrarás
 Que allí no hay nada que esconder.
 Tómame como soy, toma mi vida,
 Te daría todo mi sacrificio.
 No me digas que no vale la pena luchar.
 No puedo evitarlo, no hay nada mas que yo quiera.
 Tu sabes que es cierto,
 Todo lo que hago, lo hago por ti.

No hay amor, como tu amor.
 Y nadie más podría dar mas amor.
 No hay ningún lugar al menos que estés allí,
 Todo el tiempo, de todas las formas.

No me digas que no vale la pena.
 No puedo evitarlo, no hay nada mas que yo quiera.
 Yo pelearía por ti, yo mentiría por ti,
 Caminaría en la soga por ti, y moriría por ti

Sabes que es cierto,
 Todo lo que hago, lo hago por ti
Pero también mentiría, y bueno, también en parte. Porque creo haber dejado escritas por algún lado -¡maldito desorden!-  mi legítima intención de convertir este lugar en un refugio en el que distraerme del mundanal ruido. Hace un año -y regreso al plural- os dejaba este vídeo que hoy -y sirviendo de precedente- vuelvo a incluir, no sólo porque en él aparezca esta majestuosa montaña tan agradable de contemplar; ni siquiera porque también se revele mi augusta efigie, no menos bonita de ver (...), difuminada sobre un fondo infinito de estrellas, ensoñación de un futuro no muy lejano; sino, más bien, porque me costó tanto esfuerzo y tiempo hacerlo que aún no lo considero amortizado, pero más que nada, por la hermosa música del gran Ennio Morricone que estoy pensando en adoptar como himno personal, le pega a mi lacónica y triste figura, y además me pone; me mola. Mazo. ¡Sí!

'The man with the harmonica'.
  
-'¡Oh, iluso de mí!
que yendo en pos del Primer Sonido
quise encontrar el Silencio
y esperar a contemplar su muerte.

-¡Cuán vana ilusión! 
El Silencio  es parte inseparable de la Música.
-Entonces ¿Ella siempre fue, es y será eterna?
-¿Acaso no lo eres tú, misero inmortal?

                                           (Florentino Menéndez)

 

 

'Silence and I'.

IF I CRIED OUT LOUD
 OVER SORROWS IVE KNOWN
 AND THE SECRETS IVE HEARD
 IT WOULD EASE MY MIND
 SOMEONE SHARING THE LOAD
 BUT I WONT BREATHE A WORD.

WERE TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WE NEED A CHANCE TO TALK THINGS OVER
 TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WELL FIND A WAY TO WORK IT OUT.

WHILE THE CHILDREN LAUGHED
 I WAS ALWAYS AFRAID
 OF THE SMILE OF THE CLOWN
 SO I CLOSE MY EYES
 TILL I CANT SEE THE LIGHT
 AND I HIDE FROM THE SOUND.

WERE TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WE NEED A CHANCE TO TALK THINGS OVER
 TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WELL FIND A WAY TO WORK IT OUT.

I CAN HEAR THE CRY
 OF THE LEAF ON A TREE
 AS IT FALLS TO THE GROUND
 I CAN HEAR THE CALL
 OF AN ECHOING VOICE
 AND THERES NO ONE AROUND.

WERE TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WE NEED A CHANCE TO TALK THINGS OVER
 TWO OF A KIND
 SILENCE AND I
 WELL FIND A WAY TO WORK IT OUT.

(Letra y traducción de letras4U.com).

SI LLORARA A GRITOS
SOBRE LAS PENAS QUE CONOZCO
Y LOS SECRETOS QUE OÍ
ALIVIARÍA MI MENTE
QUE ALGUIEN COMPARTA LA CARGA
PERO NO DIRÉ UNA PALABRA.

SOMOS DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
NECESITAMOS UNA OPORTUNIDAD PARA DISCUTIRLO
DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
HALLAREMOS UNA MANERA DE QUE FUNCIONE.

MIENTRAS LOS NIÑOS SE REÍAN
SIEMPRE TENÍA MIEDO
DE LA SONRISA DEL PAYASO
ASÍ QUE CIERRO MIS OJOS
HASTA QUE NO PUEDA VER LA LUZ
Y ME ESCONDO DEL SONIDO.
SOMOS DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
NECESITAMOS UNA OPORTUNIDAD PARA DISCUTIRLO
DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
HALLAREMOS UNA MANERA DE QUE FUNCIONE.

PUEDO ESCUCHAR EL GRITO
DE LA HOJA DE UN ÁRBOL
MIENTRAS CAE AL SUELO
PUEDO ESCUCHAR EL LLAMADO
DE UNA VOZ QUE RESUENA
Y NO HAY NADIE CERCA.

SOMOS DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
NECESITAMOS UNA OPORTUNIDAD PARA DISCUTIRLO
DOS DEL MISMO PALO
EL SILENCIO Y YO
HALLAREMOS UNA MANERA DE QUE FUNCIONE.
  



 Y por último, el que quizá sea el único capítulo no prescindible de este post, el dedicado a los necesarios agradecimientos :
-A TODOS y CADA UNO de vosotros por vuestra compañía, especialmente a quienes habéis intentado, con o sin buen resultado, correr la ardua aventura   de  publicar algún comentario en estas páginas; gracias también a quienes me siguen a través de redes sociales u otros servicios de la red, tanto públicamente como sufriéndome en silencio; imperdonable sería no acordarme del grupo de oyentes del programa de radio 'El verano en marcha', quienes con tanto humor y cariño me han salvado tantas noches aciagas. Gracias a Enriqueta, niña renacida y mujer renacentista, que además de salvar todos los escalones anteriores, reparte océanos de alegría por doquiera que mire. Y termino agradeciendo a Javier Cordero sus amables palabras y un enlace pura poesía, y a mis colegas Ángel y Óscar, por serlo, y a todos aquellos que comparten sus trabajos en la red, de buena parte de los cuales se nutre este sitio.
¿Ya estamos todos? ¿Sí?

¡Pues que empiece la fiesta!

Id ensayando el baile, yo iré a buscar más champán, creo que me queda alguna caja en la bodega.

Ensayad, empezad sin mí.

¡Danzad, danzad, benditos!
'Suite nº 6 in fa mineur - menuet'.


¡LA ENCONTRÉ!



¡¡¡FIESTAAAAAAAAAAAAAAAA!!!














16 de diciembre de 2012

Feliz y austera Navidad.


"No hay nada más triste en este mundo que despertarse la mañana de Navidad y no ser un niño".
Erma Bombeck, humorista estadounidense.






Hola visitantes, ya estamos en Navidad y parece que este año se hacía notar en el ambiente un extraño ansia porque llegaran pronto estas entrañables fiestas. En correspondencia a los tiempos de austeridad que corren por estos lares, había preparado un post en consonancia, esto es, una sencilla 'postal' de felicitación para todos vosotros, y como regalo musical, ¿qué mejor ejemplo de austeridad que una hermosa pieza navideña de Canto Gregoriano interpretada por un coro de monjes benedictinos?


'Puer natus est nobis'.
Puer natus est nobis
et filius datus est nobis,
cujus imperium super humerum ejus;
et vocabitur nomen ejus
magni consilii Angelus.
Cantate Domino canticum novum
quia mirabilia fecit.
Puer natus est nobis
et filius datus est nobis,
cujus imperium super humerum ejus;
et vocabitur nomen ejus
magni consilii Angelus.
Un niño nos ha nacido
y un Hijo nos ha sido dado,
el cual lleva sobre sus hombros el principado;
y su nombre será
Ángel del gran consejo.
Cantad al Señor un cántico nuevo
porque ha hecho maravillas.
Un niño nos ha nacido
y un Hijo nos ha sido dado,
el cual lleva sobre sus hombros el principado;
y su nombre será
Ángel del gran consejo.

Esta hermosa pieza, o antífona de entrada de la tercera misa del día de Navidad, fue una de las elegidas para figurar en el disco que situó al Canto Gregoriano en los primeros puestos de las más importantes listas de ventas del mundo allá por el año 1993. La idea nació entre los gruesos muros del Monasterio de Santo Domingo de Silos, abadía benedictina del siglo VII -aunque reconstruída y reformada varias veces-, Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. Quien esto escribe vive no muy lejos de las hermosas tierras burgalesas en las que se encuentra dicha abadía y ha tenido el enorme placer de visitarla y contemplar las maravillas que encierra, como ese claustro de postal, obra maestra del románico español, el museo, la botica y, como no, extasiarse en la contemplación del célebre coro de monjes interpretando sus cantos gregorianos durante la misa. El posterior paseo por los alrededores, un exaustivo recorrido por el acogedor pueblo de Santo Domingo de Silos y una frugal degustación de la gastronomía local, hicieron de aquella jornada algo inolvidable.
  


Los terribles hechos ocurridos en la localidad de Newtown, me animan, casi obligan, a pediros, a recordaros, que por muy mal que vaya todo, por muy negro que lo veáis, no olvidéis que el Misterio de la Navidad es el más grande ejemplo de pobreza, humildad y entrega hacia los demás, y que especialmente, en Navidad no os olvidéis de los niños, a ellos les pertenece, y su sonrisa y alegría ha de ser vuestra felicidad, vuestra mayor recompensa.

'Cum dederit dilectis'.

Cum dederit dilectis suis somnum:
ecce, haereditas Domini filii:
merces, fructus ventris.


Pues es el Señor quien da el sueño a sus
escogidos: la herencia del Señor son los hijos,
preciado fruto del vientre
.






¡FELIZ NAVIDAD!






14 de diciembre de 2012

Pueblo, levántate y anda.

"El pueblo me silba, pero yo me aplaudo".
Quinto Horacio Flaco, poeta latino (65 a.C - 8 a.C.).
 



Pueblo, levántate y anda. Pero primero ¡DESPIERTA!

Hola visitantes, ¿recordáis que hace poco más de un año despedíamos, no sin cierto alivio, a aquel inane intelectual que durante ocho largos años nos guió por el Universo de Bambi, entre conjunciones interplanetarias y economías de Champions Ligue? Poco después, se subió al carro a tirar de unas riendas ya demasiado dadas de sí el prometedor candidato de la otra alternativa, trayendo consigo un poco, no creáis que mucho más (se va conociendo el género), de esperanza. Vale que reparar en un año los desmanes que se cometieron en ocho, vale que la herencia recibida, vale que la situación económica mundial... Pero no, no hay excusas que valgan, porque teniendo todo el poder que da una cómoda mayoría no se están haciendo las cosas nada bien, para los de siempre, claro. Y claro está que no sólo seguimos igual, sino que vamos a peor.

'Retales, chapuza y pastiche'.
Retales, chapuza y pastiche,
 remiendos, tapujos y parches,
 todo funciona a pegotes,
 qué carnaval, qué pitote,
 vaya chapuza que hay.

Echa el freno, Madaleno,
 que me pisas el terreno,
 equilibrios y piruetas
 al son de una pandereta.
 Coyunturo y estructuro
 pa'luego llevarme un duro,
 y el parásito pelele
 se hace el amo de la tele.
 El desnudo prohibido,
 los bebés nacen vestidos,
 Dedo Gratias por la gracia
 de la ilustre dedocracia.
 Es mucho más conveniente
 ser de Dios que ser decente,
 valga enchufe por talento
 y a vivir todos del cuento.

Aquí el que no corre, vuela,
 aunque al prójimo le duela,
 dólar santo en los misales
 compra pecados mortales.
 Pareceres contrastados,
 Rex, Coronas o Ducados,
 tú te asocias, yo me asocio
 y aumentemos el negocio.
 Eres guapo y con dinero,
 cuánto heredas, Baldomero,
 al pan vino, al vino, torta,
 confundir es lo que importa.
 Aleluya, Aleluya,
 cada uno con la suya,
 y aquí va la moralina:
 chúpate esa mandarina.
Retales, chapuza y pastiche,
remiendos, tapujos y parches,
todo funciona a pegotes,
qué carnaval, qué pitote,
vaya chapuza que hay.



Luis Eduardo Aute, cantautor, compositor, poeta, pintor y director de cine español, aunque nacido en Manila, Filipinas. En 1976 apremiado por sus productores buscando temas más comerciales, sale a la luz el disco Babel con trece canciones satíricas, críticas con el modo de vida de la época, entre ellas este Retales, chapuza y pastiche que, a ritmo de divertido chotis, aún hoy en día, casi cuarenta años después, mantiene toda su frescura y vigencia. 

Qué enorme decepción se está llevando ese pueblo al que se le está triturando tanto económica como social y humanamente, pudiendo haber acabado primero con tantas y tantas prebendas sonrojantes, tantos y tontos derechos de unas castas privilegiadas, que ellos mismos se autoconceden por unanimidad sin el menor rubor, tantas millonarias subvenciones absurdas a quienes ya tienen los bolsillos bien llenos, tantas autonosuyas -que diría aquél- que amamantar hasta la extenuación materna si hace falta. Y ese pueblo... Ahí está, adormecido, anestesiado; quizá tarde aún en despertar y cuando lo haga... Sí, quizá sea ya demasiado tarde, como siempre, porque aquellos a quienes busque para pedirles cuentas hace tiempo que tienen los billetes sacados, ¡y en clase VIP, por supuesto!; y sí, serán billetes de ida y vuelta, con fecha abierta, porque volverán como héroes o mártires, según convenga, eso sí, cuando ese pueblo aborregado se haya autodiezmado, arrojándose a la cabeza sus leyes, convenios, estatutos, estados de derecho y hasta sus ya inútiles iPhone, porque ese pueblo ya estará solo, abandonado a su suerte. Quizá  Alecto, TisífoneMegara, las Furias, hijas de Aqueronte y de la Noche, acudan prestas a la llamada de ese pueblo que clama  venganza, quizá se apiaden de él y hagan oídos sordos, sabedoras de que en una lucha fraticida lo que sobra es furia.
 
 
'Furie terribili'.
Furie terribili!
Circondatemi,
Sequidatemi
Con faci orribili!
Furie ...
¡Furias terribles!
rodeadme,
seguidme
con cara horrible!
¡Furias!....



Cecilia Bartoli
De esta espectacular forma comienza la Escena Quinta del Acto I de la ópera Rinaldo, compuesta por George Friedrich Haendel en 1711, en la que se narra la historia de amor entre el Caballero Templario Rinaldo y Almirena, hija de Godofredo, caudillo de los cruzados, situándose la acción allá sobre el año 1100, durante la Primera Cruzada y en el asedio a la ciudad de Jerusalén. Pero es la hechicera árabe Armida la protagonista de este corto aria, quien apareciendo en el aire sobre un carro tirado por dragones que arrojan llamas y fuego por la boca, invoca a las terribles Furias, ante la demanda de Argante, Rey Árabe de Jerusalén  y, además, su amante, dispuesta a llevar a cabo toda clase de engaños y maldades contra los cruzados. Naturalmente, y como de costumbre, no os contaré el desenlace de tan intrigante historia, dejándoos con la miel en los labios, agravio que algún día agradeceréis. Citar, es de justicia, que la imponente voz que habéis podido escuchar pertenece a la ¿mezzosoprano? italiana Cecilia Bartoli, uno de los grandes valores de la ópera actual; y además, vistos -u oídos- sus últimos trabajos discográficos, un valor cotizando al alza. Soberbia, espléndida, valiente.
 
 'Justicia y Paz', de Corrado Giaquinto.
 

Pueblo, levántate y anda, pero primero despierta.
Deja de soñar que la vida es un baile de máscaras en el que aparentar lo que nunca has sido.
La comedia siempre da paso a la tragedia. Uno empieza con una máscara de regio bufón y al final todos acaban con la misma.
 
Porque de esa
 
hay para todos.
 
O no.
 
 
         
                            

4 de diciembre de 2012

Profecías desafinadas.

"Reza, pero no dejes de remar hacia la orilla".
(Proverbio ruso).

Pues ya estamos en Diciembre, último mes del año, ¿o quizá debería decir último mes del último año? ¿O último mes, así, a secas?
Hola de nuevo, mis apreciados visitantes. Aquellos que tuvisteis la gentileza de pasar por aquí a compartir el tradicional brindis virtual de Año Nuevo, quizá recordéis que fue un brindis marcado por la anunciada posibilidad de ser el último (Os lo digo por última vez.), merced a la llamada profecía  maya que augura el fin del mundo para el próximo día 21.
Lo cierto es que durante todo el año no ha habido mucho ruido respecto a un tema, cuanto menos, inquietante; aunque supongo que ahora, dada la proximidad de la fatídica fecha, el interés se irá manifestando de forma creciente. Pero tampoco mucho, me parece a mí. Creo que estamos ya demasiado escamados de tanto cuentista, como en Pedro y el lobo, pero en profetas en lugar de pastorcillos. Y aquí vendría de perlas una muestra de la famosa obra de Prokofiev, pero comprenderéis que uno no está para cuentos.
Cualquier discusión futbolera o fallo en alguna de las redes sociales o de mensajería ¿gratuita? que todos conocemos, genera miles de hilos más de discusión que el tema que nos ocupa, eso sin contar los problemas económicos y sociales que azotan gran parte del globo, terrible onda expansiva de esa bomba llamada crisis. Muchos, demasiados apocalipsis particulares, cada uno de ellos inmensamente más crueles y temidos que cualquier combinación más o menos exótica de numerología barata. Y además discriminatoria, porque al menos el armagedón total es como la muerte; es la muerte, en sí, no hay distinciones,  privilegios o rangos que valgan.
'El triunfo de la muerte', de Brueghel el Viejo.
(Click para ampliar)
Os confieso que a mí, personalmente, todas estas predicciones apocalípticas, por decirlo de manera elegante, me importan un bledo. Sí. Aunque como más vale prevenir que curar y hombre prevenido, vale por dos (menudo consuelo en este caso), uno no deja de tomar ciertas precauciones:

'Miserere mei, Deus'.
Miserere mei, Deus:
secundum magnam misericordiam tuam.
 Et secundum multitudinem miserationum tuarum,
dele iniquitatem meam.
 Amplius lava me ab iniquitate mea:
et a peccato meo munda me.
 Quoniam iniquitatem meam ego cognosco:
et peccatum meum contra me est semper.
Quoniam si voluisses sacrificium, dedissem utique:
holocaustis non delectaberis.
 Sacrificium Deo spiritus contribulatus:
cor contritum, et humiliatum, Deus, non despicies.
 Benigne fac, Domine, in bona voluntate tua Sion:
ut aedificentur muri Ierusalem.
 Tunc acceptabis sacrificium justitiae, oblationes, et holocausta:
tunc imponent super altare tuum vitulos
Ten piedad de mí, oh Dios,
 por tu gran misericordia.
 De acuerdo con la multitud de tus piedades,
elimina todas mis ofensas.
 Lávame de mi maldad
y límpiame de mi pecado.
 Porque yo reconozco mis faltas
y mi pecado está siempre delante de mí.
Porque tú no deseas el sacrificio, que yo te iba a dar:
 pues Tú no te deleitas en los holocaustos.
 El sacrificio de Dios es un espíritu quebrantado:
un corazón contrito y roto, oh Dios, no lo desprecies.
 Que sea favorable, Señor, y buena tu voluntad con Sion:
en reconstruir los muros de Jerusalén.
 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, las ofrendas y holocaustos:
 y se ofrecerán los becerros sobre tu altar
.
El Miserere es el Salmo 51 del Antiguo Testamento y esta maravilla que habéis podido escuchar es la visión musicada que de él tuvo, allá por 1638, un sacerdote, cantante  y compositor romano llamado Gregorio Allegri. Ésta fue su obra más famosa, un encargo papal, para representarse únicamente los miércoles y viernes de la Semana Santa, y únicamente en la Capilla Sixtina, con prohibición expresa, incluso de hacer copias, bajo pena de excomunión, prohibición y pena afortunadamente ya derogadas. Esta obra es una de las más bellas muestras del estilo polifónico del Renacimiento, cantada por dos coros, uno de cuatro y otro de cinco voces, uno expone el tema y el otro responde con un desarrollo más elaborado. Una obra maravillosa, muy difícil de explicar con palabras las emociones que despierta en quienes se entregan a su atenta escucha.
No, no me preocupan mucho ni el qué, ni el cuando se nos van a llevar por delante. Me inquieta más el cómo. De haber Alguien con la potestad de concedernos al menos un último deseo, sólo le pediría que fuera algo rápido, instantáneo, como quien acciona un interruptor y se apaga la luz, previa anunciación, claro; ¿tanto les cuesta a todos esos pronosticadores de destinos fatales afinar un poco más en sus predicciones? Vamos a ver, se acabará el mundo el 21 de Diciembre de 2012, sí, vale, lo captamos, pero ¿cómo? ¿Será un visto y no visto o será toda una exhibición de efectos especiales dignos de cualquier superproducción hollywoodense? Y lo más importante: ¿A QUÉ HORA?
Uno quiere prepararse su banda sonora para tan emotiva fecha y compartirla con quien junto a él suspira, en una última  cena, bajo el cielo estrellado que casi roza esta bendita montaña nevada. 

 'One more kiss, dear'.

One more kiss, dear
One more sigh
Only this, dear
It’s goodbye
 For our love is such pain
And such pleasure
And I’ll treasure till I die
So for now, dear
Au revoir, madame..
But I vow dear, not farewell
For in time we may have a love’s glory
Our love story to tell.
Just as every autumn
Leaves fall from the tree
Tumble to the ground and die
So in the springtime
 Like sweet memories
 They will return as will I

Like the sun, dear
Upon high
We’ll return, dear
To the sky 
 And we’ll banish the pain and the sorrow
Until tomorrow goodbye.
One more kiss, dear
One more sigh
Only this, dear
Is goodbye 
For our love is such passion 
 And such pleasure 
 And I’ll treasure until I die.
Like the sun, dear
 Upon high
 Well return, dear
To the sky
And we’ll banish the pain and the sorrow 
Until tomorrow goodbye.
Un beso más, querida
Una mirada más
Sólo eso, querida
Sólo un adiós.
Porque nuestro amor es tan doloroso
Y tan placentero
Que lo conservaré hasta la muerte
Así que, de momento, querida
Au revoir, madame.
Pero te juro mi amor que no te digo adiós
Porque con el tiempo podemos tener un amor glorioso
Nuestra historia de amor para contar.
Así como cada otoño
Las hojas caen del árbol
Al suelo y mueren
En la primavera
Como los dulces recuerdos
Ellas regresarán como yo lo haré.
Como el sol, querida
Arriba, en lo más alto
Volveremos, mi amor
Al cielo
Y olvidaremos el dolor y la pena
Hasta mañana, adiós.
Un beso más, querida
Una mirada más
Sólo eso, mi amor
Es un adiós
Porque nuestro amor es tan apasionado
Y tan placentero
Que lo conservaré hasta la muerte.
Como el sol, querida
Arriba, en lo más alto
Volveremos, mi amor
Al cielo
Y olvidaremos el dolor y la pena
Hasta mañana, adiós.

Precioso tema de aire retro con letra de Peter Skellern y voz de Don Perceval, incluído en la majestuosa banda sonora de la película Blade Runner (1982), a cargo del compositor griego Vangelis, escogido expresamente por el director Ridley Scott para complementar la que, hoy en día, es considerada una de las más grandes obras del séptimo arte. Desde el vertiginoso y conocido tema principal, pasando por un -por supuesto- triste blues, o el desgarrador Tales of the future -con la potente voz del gran Demis Roussos-, o quizá la melancólica Rachel's song, o el famosísimo Love theme, con que finaliza este post, hasta el no menos célebre Tears in the rain -que acompaña una de las escenas cumbre de la historia del cine-, es difícil, muy difícil, decantarse por uno de ellos. Pocas veces una banda sonora ha estado tan bien integrada en las escenas de una película. Vangelis ha sabido captar y exponer magistralmente con la mezcla de instrumentos tradicionales y sus modernos sintetizadores, la gris atmósfera de un futuro no muy lejano que, pese a todos los adelantos creados por el ser humano, parece llevar a éste a un inevitable fin apocalíptico de decadencia y tristeza.
Cartel de Blade Runner, por John Alvin.
 
 Así que, profetas y profetisas, nostradamus y nostradamas, seamos un poco serios, por favor, ya puestos a hacer el ridículo atemorizando a quienes se dejen, háganlo con un poco más de propiedad y delicadeza, pero sobretodo, afinen un  poco más.
Y a vosotros queridos amigos os dejo el precioso tema de amor antes citado, con un prodigioso Dick Morrisey tocando un saxo que invita a soñar, a pensar, a recordar todos esos momentos maravillosos de nuestras frágiles vidas que, tarde o temprano, pero seguro -y ahora me atrevo, no sin sonrojo, a imitar al redimido replicante-, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

'Love theme from Blade Runner'


Estoy seguro de que cada uno de vosotros tiene su propia banda sonora, cada uno en su estilo, por supuesto. Seguid enriqueciéndola y guardadla, guardadla bien, pero no muy lejos.

Quizás la necesitéis muy pronto.

O no.